La importancia de la mente en los ejercicios en casa

¿Te cuesta ser constante con tus ejercicios en casa? La clave está en la mente! te ayudamos a que hacer ejercicio te resulte más fácil.

Ejercicios para bajar de peso en casaAhora que llega el invierno y volvemos a hacer deporte, nos puede costar más de lo que pensamos

Ya hemos dejado atrás los meses de calor y, con la llegada de temperaturas más frescas, podemos volver a hacer deporte con intensidad. Sin embargo, después de un tiempo de inactividad y de adoptar otras costumbres, o si es la primera vez que intentamos hacer deporte en casa, puede que notemos que nos cuesta más de lo normal, que no somos capaces de ser constantes con los ejercicios, que se nos olvida, que nos cansamos enseguida o que encontramos cualquier otra excusa para no realizar nuestros ejercicios. A todos nos ocurre esto en mayor o menor medida. ¿Quieres saber por qué y cómo remediarlo?

Aunque parezca mentira, la parte más importante de tu cuerpo a la hora de hacer ejercicios en casa no es  ninguno de tus músculos, sino tu cerebro, tu mente. Y es que, si lo piensas, todas tus decisiones y acciones nacen de ahí, del pequeño espacio que hay entre tus orejas. Y esa mente a veces es muy caprichosa y nos quiere sabotear nuestros intentos por conseguir nuestro cuerpo ideal o simplemente por alzanzar un peso que nos hemos propuesto como objetivo al adelgazar. ¿Verdad que cuesta realizar los ejercicios día tras día?, ¿verdad que en muchas ocasiones no nos apetece nada realizar nuestras rutinas?, ¿verdad que nos engañamos a menudo diciéndonos “bueno, por un día que no entrene no pasa nada”, o encontramos excusas como “estoy demasiado ocupado/a, hoy es imposible que haga nada”, etc?. Si te ocurre algo de esto, eres de lo más normal, porque a todo el mundo le pasa de una manera u otra. Además, la gente que realizamos ejercicio en casa tenemos una dificultad añadida, y es que solemos entrenar en soledad, sin nadie que nos anime ni nos vigile, como puede ocurrir en un gimnasio. Pero no desesperes! aunque la mente a veces nos lo intente poner difícil, hay varios trucos que puedes usar para vencer la  falta de disciplina y conseguir tus objetivos. Y no hace falta ser un exerto en psicología ni un genio para poder comprenderlos y aplicarlos. 

1. CONÓCETE: el primer paso será tomar consciencia de uno mismo, entender cómo funcionas y saber identificar cuando tu mente está intentando sabotearte para que te desvíes de tu plan de hacer tus ejercicios en casa. En el primer momento en que sientas que te mueves en la dirección opuesta a tus objetivos, detente un momento y piensa. Aprende cómo tu mente intenta engañarte. ¿Qué te dice? ¿te dice que estás cansado/a? ¿le quita imporancia diciendo que por un día no pasa nada? ¿simplemente se olvida de entrenar y te lo recuerda cuando ya es demasiado tarde? ¿te desanima porque no ves resultados?. Hay muchas formas diferentes en las que nuestra mente puede intentar alejarnos de nuestro ejercicio. Investiga un poco, aprende a conocerte e identifica cómo intenta engañarte a ti. Cuando conozcas el truco que está intentando usar, será mucho más fácil vencerlo. 

2. DISEÑA UN PLAN: Cuando ya sepas cómo te intenta engañar tu mente, el siguiente paso es que diseñes un plan para contraatacar, un plan específicamente diseñado para tu caso, para la forma (o formas, que pueden ser varias) en que la mente te intenta sabotear.  Por ejemplo, si tu mente intenta decirte que estás muy cansado, de nada sirve que uses un recordatorio para hacer tus ejercicios, porque te seguirá diciendo que sientes el cansancio. Y al revés, si tu mente sencillamente “se olvida” de cuándo tienes que entrenar, de nada sirve que te intentes concienciar sobre lo importante que es hacer tus ejercicios, porque sabrás que son importantes, pero te seguirás olvidando. Hay un plan específico para cada caso, y aquí te ponemos algunos ejemplos:

- Si encuentras excusas para no entrenar: puede ser que tengas que trabajar o estudiar, que tengas que hacer algún recado, que no te de tiempo por el motivo que sea… Y en este caso, lo mejor que puedes hace es planificar con antelación tu sesión de ejercicios. Hacer un hueco en tu agenda y reservar ese tiempo para realizar tus ejercicios en casa. Si te ayuda, puedes decirle a la gente que te rodee que a esa hora vas a realizar tus ejercicios y que no estarás disponible. Si reorganizas el resto de tus actividades para poder liberar tiempo para tu entrenamiento, el no tener tiempo dejará de ser una excusa.

- Si te desanima no ver resultados: este es un truco mental muy común, mucha gente se desanima porque ve una gran cuesta arriba y, tras unas sesiones, no ven ningún resultado, pensando que nunca van a conseguir sus objetivos o que el esfuerzo no merece la pena. Primero piensa que es sólo un truco de tu mente que intenta desanimarte. Mucha otra gente ha conseguido lo que tú quieres conseguir y, créeme, no eran mejores que tú, ni tenían ninguna otra cualidad que tú no tengas. La única diferencia es que siguieron entrenando hasta que consiguieron sus resultados. Piensa que, cada día que realices tus ejercicios, estarás más cerca de conseguir lo que te propones, pero que si no haces nada, es seguro que jamás llegarás. Date un tiempo mínimo, al menos, un mes de entrenamiento. Te garantizo que después de un mes de trabajo constante, notarás los resultados sí o sí. No hay nadie en este mundo que no observe ningún progreso después de 30 días de entrenamiento. Y al obtener los primeros resultados, comprobarás que el sistema funciona y te será más fácil ganar a tu mente la próxima vez.

- Si te sientes cansado/a: Este es también un problema frecuente, y es que no tenemos los ánimos suficientes para ponernos a realizar nuestros ejercicios en casa. Puede deberse a que físicamente estamos débiles o cansados, o puede deberse únicamente a un truco mental. ¿La solución? empieza. Todo es comenzar. Ponte a hacer ejercicio aunque te sientas cansado, pero hazlo suave, poco a poco. Los primeros días, haz sesiones más cortas. Si ibas a hacer ejercicios en casa durante una hora pero te sientes muy cansado, empieza por 15 minutos, al día siguiente que entrenes haz 20, luego 30… y así, poco a poco. Te aseguro que tu cuerpo puede con 15 minutos de entrenamiento, por muy cansado que esté. Con el tiempo, te irás fortaleciendo y comprobarás que no es tan duro, y te costará menos la próxima vez.

- Si se te olvida entrenar: necesitas un calendario, ponerte una alarma en el móvil, apuntártelo en algún papel, decirle a alguien que te lo recuerde. Este es otro truco que la mente usa muy a menudo. Sencillamente nos olvidamos de entrenar, la mente no quiere recordárnoslo y nos ponemos a hacer otras cosas, salimos, perdemos el tiempo viendo la televisión o en el PC, etc… Pon todos los medios para recordar que ha llegado la hora de hacer tus ejercicios en casa.

- Si estás posponiendo y retrasando tus ejercicios siempre: es un caso muy parecido al anterior. La mente quiere distraernos y posponer siempre los ejercicios, hasta que es demasiado tarde y tenemos que hacer otras cosas. Esto es algo que le ocurre a todo el mundo en mayor o menor medida, y no sólo con los ejercicios en casa. La “procrastinación” (así se llama) es algo que el cerebro hace de forma natural. Le cuesta esforzarse y siempre encontrará otra cosa que hacer, algo más divertido o más importante, para que no tengamos que esforzarnos. Este caso puede remediarse igual que el anterior, usando alarmas en el móvil o el despertador, apuntando en el calendario, poniendo recordatorios, o pidiendo a alguien que nos recuerde que tenemos que realizar nuestros ejercicios en casa y que nos recuerde por qué es tan importante.

3. HAZ UN SEGUIMIENTO: una vez hayas diseñado tu plan y lo hayas puesto en marcha, es muy, muy importante que hagas un seguimiento de tus resultados. Así podrás ver si tu plan está funcionando o no. Esto es especialmente importante para aquellos de vosotros que sencillamente os olvidáis de realizar vuestros ejercicios en casa. El seguimiento puede ser muy, muy sencillo, tan solo apunta en una agenda o en un papel cada día del calendario, y anota qué días entrenaste y qué días no. Si ves que pasas muchos días sin entrenar, significa que algo falla, significa que tienes que revisar tu plan e intentar algo nuevo. Si por el contrario ves que estás siguiendo bien tu entrenamiento, estás en el buen camino!. Además, ver los días de entrenamiento marcados en el calendario te ayudará a incrementar tus ánimos.

4. MEDITA Y VISUALIZA: ya lo hemos mencionado en algún otro artículo. Visualizar nuestros objetivos cumplidos es algo muy positivo para la mente. Vernos a nosotros mismos siendo como queremos ser, apreciando todos los beneficios que tendremos cuando alcancemos nuestra meta. Y en cuanto a la meditación, nos referimos más a detenernos de vez en cuando y pensar en por qué estamos haciendo este plan de ejercicios, por qué es importante para nosotros, qué queremos conseguir. En ocasiones perdemos el punto de vista, la rutina nos hace mirar a otro lado y parecemos olvidar por qué comenzamos todo esto. Dedica un tiempo de vez en cuando a pensar únicamente en todo esto, será una recarga de energía y mental, una ayuda para tus ánimos. 

CONCLUSIÓN

Desgraciasamente, nuestra mente está diseñada para no realizar muchos esfuerzos. Al cerebro no le gusta esforzarse y nos pondrá todo tipo de trampas, usará todo tipo de trucos para que no le hagamos realizar esos esfuerzos, aunque sean buenos para nosotros. Afortunadamente, podemos hacernos conscientes de esas artimañas y podemos hacer muchas cosas para evitar caer en la trampa de la mente y, poco a poco, reeducarla para que nos ponga las cosas más fáciles. Esa es la buena noticia, que cuanto más practiquemos esa reorientación de la mente, más sencillo nos resultará. La mente se comporta como cuando ejercitamos un músculo, a base de trabajarla, nos dará cada vez más y más resultados.

Un saludo y mucho ánimo!!

image: photostock

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *



Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>